Valve llevará las gafas de realidad virtual a los pc´s más modestos.

Realidad virtual gafas Valve

Si ya el precio de las nuevas gafas de realidad virtual de Valve supone un fuerte obstáculo para el consumidor, recordemos que a Europa llegaría un pack por 899 euros sin contar gastos de envío, existe otro problema casi tanto o igual de destacable: la necesidad de disponer de un ordenador puntero para poder ejecutar la VR de forma correcta.

Esta realidad no es ajena a Valve, cuyas intenciones son las de acercar la realidad virtual al mayor número de usuarios posible. Y la forma en que pretenden lograrlo sería rebajando la calidad gráfica de los juegos de manera que se adapte a las posibilidades de cada computadora.

Una de las técnicas propuestas por la compañía para lograr esto sería la de aumentar el tamaño de los píxeles para modificar de esta forma la resolución final. Este proceso se realizaría de forma automática, al igual que otra de las técnicas a utilizar, el “foveated rendering”, cuyo cometido sería el de disminuir la carga gráfica de las zonas más periféricas del dispositivo, es decir, que los bordes de las gafas perderían calidad en pos de un mejor rendimiento global.

Además, los creadores de Half Life también permitirán el acceso al código fuente empleado en estos métodos de forma que sean los propios aficionados los que puedan adaptar las funciones de dichas técnicas de acuerdo con sus necesidades con una mayor libertad a la hora de modificar los parámetros que sean necesarios.

Por último, Valve también ha querido hacer público los resultados obtenidos tras haber probado sus gafas de Realidad Virtual con la demo “Aperture Labs” en una GPU GTX680, una tarjeta gráfica que no llega a alcanzar los requisitos recomendados para correr las HTC Vive pero con la que, sin embargo, han logrado obtener una tasa de 90 frames por segundo, lo que demuestra el buen funcionamiento de su dispositivo en PCs de carácter más modesto.