El sistema de almacenamiento de datos definitivo: un disco duro de cuarzo que permite almacenar hasta 360TB

Discos para almacenarlo todo

Lo hemos conseguido. Las nuevas tecnologías han avanzado tanto en los últimos años que hemos sido capaces de crear un contenedor para almacenar casi toda la información que tenemos desde el principio de los tiempos hasta nuestros días. Pero ¿cómo se ha conseguido eso? Pues con la creación de discos de cuarzo capaces de almacenar hasta 360 terabytes (TB) durante 13.800 millones de años.

Sí, parece excesivo y, en principio, nos da un poco igual porque no vamos a durar sobre la faz de la tierra ni una milésima parte de ese tiempo. Pero los grandes expertos han trabajo por encima de nuestras (humanas) posibilidades, llevando el almacenamiento de la información a otra dimensión.

Puede que parezca innecesario, pero almacenar toda la información creada por el ser humano hasta ahora podría ser algo valioso en un futuro tan lejano. Otras civilizaciones, otros seres de otras galaxias o simplemente nuestros descendientes podrían hacer un buen uso de todo lo que está guardando en estos maravillosos discos de cristal de cuarzo. Los grandes genios han sido un grupo de investigadores de la Universidad de Southampton que han conseguido crear una nueva forma de almacenamiento. Hablamos de nanoestructuras y de 5 dimensiones, conceptos que se escapan a nuestra mente de humanos corrientes pero que pueden permitir almacenar con casi un 100% de seguridad gran cantidad de información durante millones de años.

Estos discos de cuarzo son capaces de mantener intacta la información a temperaturas de 190 grados (sí, podemos meter estos pequeños chips en el horno sin problema ninguno) durante más de 13.000 millones de años. Incluso llegarían a sobrevivir a temperaturas de 1.000 grados, aunque reducirían su vida útil.

Por el momento ya se han almacenado en estos pequeños discos escritos tan importantes para la humanidad como la Biblia, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Carta Magna. Y eso tan sólo desde el año 2013, en que este grupo de investigadores comenzó a desarrollar lo que podemos definir como uno de los grandes inventos del hombre moderno. Aun no están disponibles en el mercado, pero desde luego supondrán un gran avance para la recopilación de información. ¿Te imaginas tener en tus manos uno de estos?