La historia de Sevelyn Gat, la mujer que se fue de vacaciones engañando a amigos y familiares con Photoshop

Sevelyn Gat Señor de los anillos

Érase una vez una mujer llamada Sevelyn Gat cuya ilusión era ir de vacaciones al lejano oriente desde su Kenya natal y ver mundo. La curiosidad de verse en tierras remotas sin llegar a las fronteras de Mordor le impulsaba en la consecución de este sueño. Un sueño que sin dinero ni pasaporte se veía a priori complicado. ¿Solución? Imaginación y rudimentarios conocimientos de Photosohop. ¿Resultado? Una mujer feliz posando a los pies de la muralla china mientras una sombra irreal se dibujaba bajo ella. De esta primera foto a una serie de posados con Donald Trump, o quitando protagonismo a la mismísima Kim Kardashian en pleno postureo con su amantísimo Kanye West sólo hay un paso. El problema es que ni la primera foto era reales ni el montaje photoshopero alcanzaba un aprobado raspado (del tipo me quito 20 kilos de grasa abdominal retocando con el pincel sin importarme que las cortinas de fondo se torneen más que si fueran azotadas por los vientos fríos de Invernalia e incluso más allá del muro) ni las series posteriores fueron obra de nuestra querida Sevelyn.

Sevelyn Gat fotomontaje Muralla China

La adorable protagonista de nuestra historia de la era postmoderna (también conocida como post Facebook) no encontró rubor alguno en editar fotos de otras personas e incrustar su silueta para a continuación publicar la imagen tan sutilmente retocada en sus redes sociales. Y aquí llega la magia de la era post moderna, esa que convierte en viral cualquier meme, curiosidad o imagen. Al utilizar Facebook, el juego de Sevelyn comenzó a adquirir otras dimensiones, empezaron los me gustas y compartidos y lo viral infectó otras plataformas sociales llegando a Twitter. La red se rindió a Sevelyn y usuarios de todo el mundo empezaron a colocar a nuestra tierna Antoñita la fantástica en otros montajes siguiendo la estela de su líder. Hasta un hashtag crearon: #WhereIsSeveGatsNow para compartir esta suerte de alucianción colectiva.

Sevelyn Gat fotomontaje

Pero más importante que la popularidad de Sevelyn en redes sociales es que sus inocentes montajes despertaron la solidaridad del empresario Sam Gichuru que ha organizado una recolección de fondos para financiarle unas vacaciones de verdad en China (el origen de toda esta historia). ¡Y lo ha conseguido!

Viendo la pasión fotográfica de Sevelyn, nosotros no queremos perdernos perdernos el album de sus vacaciones. ¿Y tú?