Un robot se escapa del laboratorio: ¿Empieza la invasión de las máquinas?

Un robot escapa del laboratorio: ¿comienza la invasión?

Parecía una noticia sacada de El Mundo Today, o peor aún, una escena de Terminator. Pero era realidad: un robot había escapado de un laboratorio situado en la ciudad rusa de Perm, llegando hasta las calles del centro de la ciudad y provocando un pequeño caos en el tráfico.

Un robot escapa del laboratorio: ¿comienza la invasión?

El incidente tuvo lugar el pasado mes de junio, cuando este robot, de nombre Promobot, estaba dando vueltas por un patio exterior adyacente al laboratorio de investigación de donde procede. Todo habría quedado ahí de no ser por uno de los ingenieros del laboratorio, – que dejó una puerta del patio abierta sin querer – descuido que el robot aprovechó para escapar.

Una vez fuera del perímetro del laboratorio, llegó el momento de la aventura para el joven Promobot. Como un adolescente cualquiera, con la excitación propia de estar haciendo algo que sabes que es ilegal, el robot comenzó a moverse por la ciudad de Perm, evitando obstáculos y dándose la vuelta en caso de no encontrar salida, tal y como le habían enseñado sus padres creadores.

Un robot escapa del laboratorio: ¿comienza la invasión?

Pero el pobre Promobot no contaba con un inconveniente: la duración de su batería. Así, cuando estaba cruzando una de las calles de Perm, el robot se quedó sin energía, clavado ahí mismo en el centro de la calzada. La policía se vio entonces obligada a intervenir, colocando a su lado un coche patrulla con las luces encendidas para avisar a los conductores del inusual obstáculo en la carretera.

En total el robot estuvo ahí más de una hora, hasta que responsables del laboratorio se personaron en el lugar para recogerlo. En palabras de uno de los cofundadores del laboratorio, “estábamos muy nerviosos y nos sentíamos mal por haber provocado problemas en el tráfico a causa del robot. Por suerte, los conductores fueron muy amables y no le insultaron, simplemente lo esquivaron”. Y esto, conociendo cómo se las gastan los rusos, es increíble…

Promobot es la abreviatura de Promotional Robot, una máquina creada por ingenieros rusos para trabajar en relaciones con clientes. Está diseñado para interactuar con las personas de forma realista, respondiendo preguntas y con capacidad de recordar rostros y nombres. “Los otros robots de la misma serie que hemos creado se portan bien, y no se escapan”, afirman en el laboratorio.