Resident Evil 7, el polémico videojuego de terror de Capcom, ya a la venta

Resident Evil 7

La historia de Resident Evil es un cuento lleno de turbulencias. En sus inicios, la saga comenzó como un survival horror, uno especialmente bueno en ello y que asentaría las bases del género en años posteriores. A partir de su magnífica cuarta entrega, este rumbo se perdió en pos de un tremendo enfoque en la acción, cosa que disgustó a la mayoría de los fans de toda la vida y que no consiguió acercar la franquicia a nuevos jugadores al no saber adaptarse ni aportar nada a los tiempos que corren.

Así llegamos al presente, un presente lleno de dudas. En Capcom, conocedores de su precaria situación en el mercado, han querido dar otra vuelta de tuerca a la fórmula de Resident Evil, y de esa mezcla nos llega la séptima entrega numerada de la saga, un videojuego de terror que no te dejará indiferente.

Y sí, cuando decimos ‘videojuego de terror’ lo aseveramos con certeza, ya que, finalmente, Resident Evil vuelve a su clásico esquema ‘survival’. En el transcurso de la aventura avanzaremos con arma en mano, sí, pero la munición escasea, los enemigos son duros como piedras y el protagonista se mueve como en los clásicos de la saga.

Explorar es otro elemento clave de la franquicia que estará en este Resident Evil 7, así como resolver diversos puzles y buscar las típicas llaves con grabados especiales. De hecho, la mayor parte del tiempo la pasarás rebuscando pistas por los escenarios que te ayuden tanto a seguir avanzando como a entender mejor la trama.

Y aquí empieza la polémica, con la trama. Son muchos los usuarios que deseaban ver a los protagonistas de entregas anteriores pululando por la mansión de los Baker, el principal escenario del videojuego, aunque es más que evidente la conexión de RE7 con títulos anteriores. Además, otra de las señas de identidad de la franquicia, la tercera persona, ha dejado paso a una vista subjetiva que muchos fanáticos de la saga no han logrado digerir.

Eso sí, estos y otros detalles conceptuales no deberían empañar que nos encontramos ante una obra hecha con esmero y dedicación, un videojuego rompedor dentro de los estandartes de Resident Evil que se esfuerza en traer algo distinto al jugador; y eso, viniendo de Capcom, ya es un paso a valorar.