Si te interesan los móviles baratos, no te pierdas el teléfono más barato del mundo

El móvil más barato del mundo cuesta 3 euros y se vende en India

Si crees que tu móvil es muy barato porque lo pillaste en una oferta increíble por poco más de cien euros, piénsatelo dos veces… porque el móvil más barato del mundo en realidad se vende en India y cuesta 251 rupias: menos de 3,5 euros.

El Freedom 251 se puso recientemente a la venta en India, de la mano de Ringing Bells, una compañía de reciente fundación. Y no creas que por tener un precio tan irrisorio es un móvil de juguete, o algo más parecido al Motorola Startac que hizo furor en los 90 que a alguno de los smartphones que podemos ver por Europa.

Este móvil cuenta con una pantalla dotada con tecnología IPS y resolución HD de 4 pulgadas de tamaño, un procesador de cuatro núcleos que funciona a 1,3 GHz, 1 GB de memoria RAM, y 8 GB de memoria interna que se pueden ampliar hasta los 32 GB mediante una tarjeta de memoria MicroSDEl móvil más barato del mundo cuesta 3 euros y se vende en India

Además, dispone de una batería de 1.450 mAh, y dos cámaras integradas: una posterior de 3,2 megapíxeles, y una delantera de 0,3 megapíxeles. El móvil viene equipado con Android Lollipop, y tiene garantía de un año.

Vale, no es un smartphone último modelo como el LG G5 o el Samsung Galaxy S7 que hemos podido ver en el Mobile World Congress, pero por 3 euros, no está nada mal.

 

El papel decisivo del gobierno

¿Dónde está el truco, entonces? La razón principal de que Ringing Bells pueda ofrecer este modelo de teléfono móvil a este precio es que está subvencionado por el propio gobierno indio. La India es un país superpoblado, con más de 200 millones de usuarios de telefonía móvil, pero que a la vez tiene un altísimo nivel de pobreza.

El móvil más barato del mundo cuesta 3 euros y se vende en India

De ahí el interés del gobierno en subvencionar no sólo móviles, sino gran parte de los gadgets que se vende en el país. De esta forma se intenta conseguir que todos los ciudadanos indios tengan acceso a la tecnología por un precio asequible, de acuerdo con su nivel salarial, y aunque sea a través de un móvil que no es el más alto de gama.

De hecho, ésta no es la primera vez que el gobierno indio ayuda con subvenciones a la distribución de tecnología para ponerla al alcance de sus ciudadanos. En 2011 ya apoyó el lanzamiento de una tablet de sólo 42 dólares, que aunque parece cara al lado del Freedom 251, sigue siendo un precio casi de risa comparado con los que pagamos en Europa.