Te contamos todo sobre la Internet profunda: qué es y cómo se usa

Internet profunda

¿Sabes lo que es la Internet profunda? Seguramente has escuchado hablar de ella, sobre todo como paraíso de hackers, hogar común de Lizbeths Salander y bots engendrados por el mal; pero… ¿sabes realmente lo que es? Comencemos por el principio….

La Internet profunda es aquella que es invisible; es decir, su contenido no está indexado por los motores de búsqueda convencionales. Debido a esto la privacidad es absoluta porque ni siquiera las autoridades ni los Gobiernos pueden entrar en ella, lo que hace que sea un campo en el que los delincuentes y terroristas campen a sus anchas. Pero la Internet profunda es más que todo eso y no sólo sirve para hacer el mal.

El origen del término

Se atribuye el término Deep Web a Mike Bergman, informático y actualmente CEO de Structured Dynamics LLC, empresa que se dedica a proveer servicios y productos a las empresas de semántica. Bergman acuñó el término oficialmente en el año 2001, en un estudio publicado en  The Journal of Electronic Publishing. Aludió a una red de pescadores que se tira al océano y recoge una cantidad determinada de peces, pero hay muchos que se escapan de la red; es lo mismo que pasa en la World Wide Web. Hay mucha información queda fuera de los buscadores convencionales.

Su tamaño es otro de los enigmas que tenemos hoy en día sobre este tipo de Internet. Se dice que llega a ser unas 500 veces más grande que el Internet convencional, pero realmente no se llegan a saber las dimensiones de esta parte de la red. Un estudio de la Universidad de California en Berkeley estima que, a día de hoy, el tamaño de la Internet profunda sería unos  91.000 TeraBytes en contraposición con los 2.300 TB que ocuparía la Internet superficial. En cualquier caso, TeraByte arriba TeraByte abajo, alrededor del 97% de la información que circula en Internet lo hace de un modo invisible.

Navegando por la Deep Web

La manera de entrar es relativamente sencilla. Existen programas que te permiten su entrada, ya sea desde el Windows convencional o desde las denominadas ‘máquinas de Windows’. Uno de los programas más conocidos para entrar es Tor (The Onion Router), a través del cual tendremos acceso a un nuevo mundo en Internet. Tienes que tener en cuenta que la seguridad de la navegación es relativa,

no en vano estás entrando en un una parte de Internet al margen de las convenciones sociales más comunes. No des tus datos personales, no entres en webs de contenido ilegal por mucha curiosidad que tengas, procura no descargar nada y no navegues por páginas de la Internet superficial mientras estés en la Internet profunda. En principio el anonimato está garantizado, pero es este lugar nunca se sabe, por lo que es mejor andar con pies de plomo. Tanto delincuentes como Gobiernos, espías y policía tratan cada día de recopilar datos en esta parte de la World Wide Web.

Un mundo de conocimiento

La Internet profunda es tan golosa por la cantidad de información que contiene: miles de libros, de revistas, de publicaciones relativas a todo tipo de temáticas (medicina, ciencia, literatura, etc). Puedes encontrar directorios de empresas, documentos de instituciones, Gobiernos, países… En la Internet profunda está todo lo que se te ocurra. Las Universidades más prestigiosas del mundo tienen directorios con miles de publicaciones en ellas. Las empresas de tecnología y marketing de mayor fama mundial navegan por ella todos los días.

Realmente la Deep Web es un mundo fascinante que si sabemos utilizar bien, puede ofrecernos multitud de recursos que la Internet convencional no nos ofrece ni de lejos. ¿Te atreves a probar?