Cómo enseñarle a tu abuela a navegar por Internet y no morir en el intento

Enseña a tu abuela a navegar por Internet

Sí, ha llegado el momento. No puedes posponerlo más. Es la persona que siempre habla bien de ti, la que cocina lo que más te gusta, la que te mima… así que lo merece. Tu abuela va a aprender a navegar por Internet y tú vas a enseñarle cómo. No es misión imposible. ¡Toma nota y encarga dosis triple de paciencia!

1. Cómo encender el ordenador. Sin este paso no podréis empezar. Parece fácil pero piensa que para ella es su primer contacto con ese aparato. Si delegas esta misión seguro se le ilumina la cara cuando vea los iconos en la pantalla.

2. Familiarizarse con el teclado y el ratón. En la primera clase no es necesario que conozca todas las teclas ni comandos pero sí las letras y números. Es probable que en el ratón ella no vea ningún botón. Además, seguro te preguntará por qué se llama así. Una buena respuesta: “Ahora lo vamos a consultar en Internet”.

3. Un navegador no es alguien que va por el mar. Para poder acceder a Internet es necesario un navegador. Sí, es obvio para ti pero no para esa señora que tienes al lado.

4. Preséntale a San Google. Teclea un tema que le pueda interesar: el lugar donde creció, una receta de cocina, un vídeo sobre cómo evitar caídas en el hogar…  

5. ¿Y si tu abuela fue streeper? ¿Cuál es la búsqueda que realiza siempre una persona la primera vez que navega por Internet? Sí, sobre sí misma. Así que más vale que antes de esta sesión formativa para la tercera edad teclees el nombre completo de tu yaya y descubras lo que Google te ofrece. Más que nada por si la sorpresa la llevas tú.

6. Posible preguntas. Si habéis llegado hasta este punto (¿o aún estáis en el 1?) es probable que tu abuela esté más que entusiasmada. Tras la tensión inicial por ser incapaz de controlar el ratón vendrán las preguntas: ¿Entonces aquí están mis amigos de la infancia, como los tuyos? ¿Y no descansa el que me contesta a las preguntas? ¿Puedo hablar con el médico? Paciencia y paciencia.

7. Cerrar ventanas y apagar. Por hoy es suficiente, que las pantallas no son buenas en exceso para unos ojos cansados que han visto mucho mundo.

 

El próximo día toca Youtube. ¡Nada es imposible!