Fracasos tecnológicos: descubre los fallos más sonados de 2015 (Google, Facebook Amazon…)

Fracasos tecnológicos

Año 2016. El fin de una era. Grandes empresas tecnológicas ponen fin, este año, a una serie de proyectos que prometían ser grandes y extensos en el tiempo. Ya fuera porque llevaban demasiados años en el panorama tecnológico o porque han terminado su vida útil, muchos nostálgicos y también visionarios verán proyectos estrella en el olvido. ¿Quieres saber cuáles son?

Betamax. Si tienes más de 30 años y te mencionan Betamax recordarás con nostalgia aquellos maravillosos años. El formato de vídeo creado por Sony en el año 1975 desaparece. ¡Sí, sorpresa! Aunque lo creías desparecido es ahora (en este mes de marzo) en los que Sony pone fin a su producción. La razón es evidente, después de más de 30 años dándolo todo en el mundo tecnológico, la compañía asiática ha sucumbido a la era digital. Lo siento, nostálgicos de este formato. A partir de ahora no podréis utilizar más las queridas cintas.

Google Plus. Sí señores, Google Plus es una red social. Los grandes gurús del social media se las prometían muy felices con el lanzamiento de Google Plus. Una red para profesionales y expertos en comunicación que se ha quedado en nada. Todo usuario y empresa que se precie tiene una página en esta red social. Página que, por destino o por no saber adentrarse en el mundo de la comunicación online, se ha quedado sin visitantes, por muchos círculos que tenga. Lo siento Google Plus, ha ganado Facebook.

Creative Labs. Facebook (el dueño y señor de las redes sociales) también cuenta con fracasos este último año. Es el caso de Creative Labs. Las aplicaciones no han funcionado en Facebook. Zuckerberg lo ha intentado pero no ha podido hacer frente a lo que se pide a una app. Los más benévolos dicen que Creative Labs era tan sólo un experimento de apps sociales para para probar nuevas interfaces y patrones de interacción, al que, en diciembre de 2015 se ha puesto fin ¿La realidad? Mucho menos fina: no ha funcionado. No todo podía salirle bien a Mark.

Fire Phone. Aunque tú no lo sepas, Amazon puso a la venta un teléfono móvil inteligente. La compañía estadounidense de comercio electrónico, simplemente, se metió en dónde no le llamaban pretendiendo ser la competencia de marcas tan fuertes como Apple. ¿El resultado? Malo. Tan sólo 15 meses duró la odisea del llamado Fire Phone, un smartphone destino a ser una gran app de compras pero que se quedó a las puertas de los teléfonos móviles. Es difícil competir con iOs y Android. Mala suerte.

Mailbox y Carousel. El caso de Mailbox es un fracaso por exceso de éxito. Dropbox compró la app Mailbox en el año 2013 por casi 100 millones de euros. Un error en toda regla. Dropbox ya era lo suficientemente grande y conocido como para seguir su camino solo. Se vino arriba y compró la app, que se complementaba con Carousel, otra app para archivar fotografías. Ambas tuvieron tal cantidad de usuarios que llegaron a morir de éxito. ¿Cómo? Demasiados usuarios para el espacio que tenían. Ambas dejarán de funcionar en un par de meses.

Se por defecto o por exceso, está claro que la mayoría de productos tecnológicos deben desaparecer o transformarse con el tiempo. El los últimos años, el desarrollo de nuevas aplicaciones y funcionalidades (sobre todo online) hace que el carrusel de productos de este tipo sean bastante perecederos. Otros, simplemente, han llegado a ser demasiado viejos para existir. ¡Betacam, te queremos!