Las mejores formas de hacer chuletas para exámenes: smartwatchs y otras formas de copiar

Smartwatchs y otras formas de copiar

Silencio. Apaguen sus dispositivos móviles y retiren de su mesa smartwatch y otros aparatos eléctricos y wearables. Comienza el examen. ¿Te suena? Atrás quedaron las tradicionales y ya obsoletas chuletas en papel escondidas en la manga, en esto de la picaresca al servicio del aprobado se ha abierto un nuevo mundo de posibilidades tech y las instituciones académicas intentan poner coto a lo que ven como una amenaza fraudulenta.

Los primeros en establecer una normativa antes copiones wereables han sido los británicos. La Universidad City de Londres  ya ha “recomendado” prohibir durante las pruebas académicas el uso de los smartwatches. En su página oficial aseguran que “debido a la introducción de los relojes inteligentes, a los candidatos no se les permite usar ningún tipo de reloj durante un examen”.

El examen, por whatsapp

En España, en esto de las prohibiciones nos hemos quedado en la época de los smartphones, la era previa al smartwatch. La Universitat Politècnica de Catalunya (UPC)  prohíbe en su normativa general que los estudiantes entren en el aula con el teléfono móvil. El centro protagonizó hace unos años una polémica al respecto. En 2013, la UPC presentó una denuncia ante la Fiscalía de Barcelona contra una academia para determinar si se filtraron las respuestas de un examen de la asignatura Electromagnetismo de segundo curso de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Barcelona. Según la investigación interna de la universidad, dos estudiantes ajenos a la UPC entraron entonces en el aula donde se hacía la prueba, recogieron el examen y se marcharon. Desde el exterior de la universidad, se contestaron las preguntas, que eran de tipo test, y se pasaron a un grupo de alumnos de la academia que estaban conectados por whatsapp. Los hechos sucedieron el 30 de enero de 2013 y una veintena de alumnos que estaban implicados fueron suspendidos.

Smartwatch

Nostalgia por las calculadoras científicas

En los últimos dos o tres años, el gadget de moda para copiar en los exámenes era el reloj con pantalla de texto. Eran eficaces porque nadie podía pensar que un reloj pudiese mostrar un texto personalizado. Pero ahora, con el lanzamiento de los smartwatches, como el LG G Watch o el Samsung Gear Live, su popularidad ha sido tan grande que incluso existen webs que sólo se dedican a venderlos bajo el epígrafe relojes inteligentes para exámenes. La sospecha de fraudes en los exámenes a consecuencia del uso de aparatos electrónicos es tan vieja como la propia humanidad. Nada nuevo se atisba bajo el sol del experto copión. La tecnología está a su servicio desde la invención del boli bic. ¿Os acordáis de las calculadoras científicas? La moda ahora impone wereables e incluso pinganillos a la venta por módicos precios (teclea en google y comprueba lo asequible de esta opción ideada para vagos profesionales con mucho tiempo libre y amigos).

Las dudas sobre los smartwatches han llegado también al sector delcine, donde se han comenzado a tomar medidas contra estos dispositivos. Algunos organismos como la Motion Picture Association of America recomiendan a los establecimientos estar alerta porque estos dispositivos pueden utilizarse para grabar y piratear el contenido.

 

Y tú, ¿qué piensas de la posible prohibición en las universidades de smartwatches y otros wereables?