Camisetas frikis: una camiseta para viajar por el mundo

Camisetas frikis

Saber idiomas es importante no sólo para el trabajo, sino también para cuando viajas por el mundo. Pero a veces te puedes encontrar en situaciones en las que es complicado hacerte entender con los nativos del lugar donde estás pasando las vacaciones: o bien tu inglés de 8º de EGB deja mucho que desear, o bien ellos ni siquiera chapurrean unas pocas palabras en la lengua de Shakespeare – y no digamos ya en otros idiomas.

Y si bien hay situaciones en las que la tecnología nos puede ayudar, no siempre tenemos una conexión wi-fi a mano – y los resultados a veces no son lo que esperas.

La idea surgió de la aventura de dos amigos, George y Florian. Ambos estaban de viaje por Vietnam en moto, cuando una de ellas se rompió y acabaron en un taller donde la falta de conocimientos de idiomas casi les deja tirados. Ellos no hablaban vietnamita, y en el taller nadie entendía su inglés y francés. Acabaron recurriendo a una serie de dibujos pintados en tarjetas para poder comunicarse y expresar lo que querían, y las siguieron utilizando el resto del viaje con muy buen resultado.

Al volver a sus países de origen, los dos amigos decidieron convertir esta sencilla idea en un negocio, y convirtieron sus tarjetas en una camiseta que habla idiomas por ti. ¿El truco? Los 40 dibujos que lleva impresos, y que son símbolos universales para cosas tan básicas como comida, alojamiento, trenes, autobuses, hospitales… e incluso wi-fi.

Camiseta friki Los dos emprendedores tuvieron cuidado de usar símbolos que pudieran ser reconocidos fácilmente en cualquier cultura, y de evitar también temáticas religiosas. Así, para poder comunicarte en cualquier sitio aunque no hables idiomas sólo tienes que señalar al símbolo adecuado en tu camiseta para expresarte.

Camiseta friki

“Necesito reparar mi motocicleta”

Camiseta friki

“¿Hay habitaciones libres?”

Camiseta friki

“¿Se puede beber esta agua?”

La camiseta, de nombre IconSpeak, se puede comprar online por unos 30 euros y está disponible en varios formatos y colores. Desde luego, sale más barato que apuntarse a un curso de inglés… y así ya no tienes excusa para viajar a cualquier rincón del mundo, ¡por extraño que sea el idioma que hablen allí!