Descubre 24symbols y celebra el Día del Libro como un buen Fobo

Día del Libro Fobo

¿Qué hace un fobo en el Día del Libro? ¿Todo está en la nube, tras una pantalla de ordenador, tablet o smartphone? La respuesta es sí. En la sociedad de la superinformación y de la información en tiempo real que ha impuesto twitter, todo está en la red. ¿Por qué no la literatura?

El libro digital facturó en 2014 un 37% más que el año anterior con un catálogo de 167.901 libros en formato electrónico (y creciendo) y un volumen de ventas de 110 millones de euros. Y la tendencia parece que viene para quedarse. En 2014, por primera vez, el libro digital generó más ingresos que el libro de bolsillo. Si bien es cierto, según el último estudio del sector editorial español elaborado por la Federación de Editores, las ventas por obras digitales en España suponen por el momento el 5% del total, una cifra similar a Francia o Alemania pero muy inferior al Reino Unido.

El boom de la lectura digital es, por tanto, un fenómeno reciente y en proceso, al menos en España, pero 24symbols apostó por él antes que nadie. La startup española comenzó su andadura en 2011 y se mantiene cual Don Quijote luchando contra molinos tan gigantes como Amazon e iTunes. La idea que subyace tras esta empresa cultural es ofrecer un catálogo de libros digitales (van por 300.000 títulos y audiolibros) accesibles desde cualquier dispositivo: ordenador, tablet o smartphone. Aunque el inicio fue muy diferente. La idea original era traducir libros de gestión empresarial y management de EE.UU y comercializarlos en España. De ahí a convertirse en el “spotify de los libros” y mantenerse en esta definición hubo un paso: seguir la estela de Netflix e involucrar a las editoriales. El último reto en el que está inmersa la empresa española es el de los audiolibros. A través de Findaway, 24symbols amplió sus servicios incluyendo 25.000 audiolibros a su biblioteca digital.

La startup española 24Symbols nació en 2011

¿Qué hay detrás del spotify de los libros?

– ¿24symbols está de acuerdo con la definición mediática que recibió desde su lanzamiento: “el spotify de los libros”?

Justo Hidalgo: Bueno, inicialmente fue cosa nuestra. Y funcionó muy bien. Aunque algunos inversores están en contra de las empresas que utilizan este enfoque de “ser el Uber de Xxx” o el “Netflix de YYY”, creo que lo nuestro caló rápidamente por la importancia de Spotify en ese momento y porque este tipo de comparaciones no era tan sobreutilizado como ahora. Además, permitía entender lo que hacíamos muy rápidamente y sin dudas.

Posteriormente abandonamos el modelo freemium y nos quedamos con un modelo de suscripción premium que se acerca más a Netflix que a Spotify. Aún así, excepto en Estados Unidos, se nos sigue conociendo como ese Spotify para libros electrónicos con el que empezamos.

– ¿Cómo recibieron en 2011 las editoriales y los escritores la creación de una plataforma digital de libros en streaming? ¿Y cómo la acogen ahora en 2016?

JH: Con muchísimo escepticismo. Hay que tener en cuenta que en 2010-2011 las editoriales aún estaban comenzando a plantearse qué hacer en el nuevo mercado digital. Muchísimos libros estaban sin digitalizar, y solo los libros más vendidos podían encontrarse de manera habitual en las tiendas electrónicas. Nosotros les estábamos diciendo que pensasen a cinco años vista, algo que les costaba muchísimo. Además, no era solo la participación en una plataforma digital de libros en streaming. Implicaba la inclusión en un modelo de suscripción. Creada por gente que no venía de la industria editorial. Y además, empresa española. Todo en contra.

Sin embargo, creo que una de las características que nos definen es la constancia. Y poco a poco fuimos creando buenas relaciones en el mundo editorial, se nos fue respetando y nosotros también fuimos acoplándonos a las necesidades de las editoriales. En 2013, antes de que Oyster y otros competidores lo hiciesen, modificamos nuestro modelo de ingresos con editoriales, lo que nos permitió pasar de los pocos más de cien acuerdos en ese momento a las más de cuatro mil editoriales que tenemos firmadas en la actualidad.

Ahora el proceso es más rápido sin duda, y muchos contratos que se firman ya son estándar. Sin embargo las grandes editoriales, en general, siguen requiriendo de muchas conversaciones y pequeños pasos para que vayan cediendo su catálogo. Estamos muy contentos con el trabajo realizado hasta ahora, pero nos queda mucho que hacer todavía.

Entrevista a Justo Hidalgo

– Rusia, México, Italia… ¿los usuarios se comportan de forma diferente por país? ¿Y por plataforma de acceso: web, smartphone, app…?

JH: No, en absoluto. Y es una de las maravillas de trabajar en una empresa como 24symbols, lo que se aprende de los gustos y actitudes ante la lectura. Cada región, incluso cada país, se comporta de manera diferente. Algunos países tienen un ritmo de lectura muy alto, mientras que en otros las lecturas son muy pocas en comparación con el volumen de suscriptores. En Europa se utiliza mucho la lectura móvil, mientras que en algunos países de Suramérica el acceso web sigue siendo mayoritario. Sí te puedo decir que el romance, la historia y la política son géneros universales y de interés para todos los casos.

– ¿Qué lee un fobo o un millenial? ¿Qué es lo más leído en 24symbols?

JH: Los lectores millenials es un segmento que lee narrativa, historia, bastante libro de autoayuda, mucho romance y algo de erótica. Acabamos de lanzar un servicio de audiolibros y tenemos bastante curiosidad por saber si este segmento será el que utilice más esta nueva forma de consumir contenido de calidad.

Hasta esta entrevista no tenía ni idea de lo que era un fobo ;). Nosotros no identificamos quién es fobo o no, pero en cuanto a rango de edad, los lectores que se encuentran alrededor de los 18 años suelen leer narrativa e historia de manera similar que otros segmentos, pero con un porcentaje mayor en novela negra y thriller, erótica y ciencia ficción y fantasía.

– ¿Cuál es el último libro que has leído en 24symbols? ¿Y en papel?

JH: Me pillais en una fase un tanto ecléctica. Por una parte estoy comenzando a leer un ensayo de Peter Sloterdijk, “Temperamentos filosóficos”, sobre cómo las personas tendemos a elegir el tipo de filosofía que más se ajusta al tipo de persona que es cada uno. Parece una obviedad, pero las primeras páginas me intrigaron, seguramente porque hace poco escribí un artículo en mi blog sobre mi relación con el estoicismo.

Al mismo tiempo, leo todo lo que puedo sobre la importancia de los datos en nuestra sociedad. En 24symbols tenemos un muy buen libro sobre los datos y el deporte de la editorial de Princeton University, que se llama “Mathletics”, de Wayne Winston. El deporte comienza a tener tantos datos almacenados, y con tanto detalle, que se convierte en un buen sistema de predicción de lo que puede ocurrir en otros ámbitos (negocios, sociedad, cultura, …) en unos años.

En papel solo leo novelas gráficas o si alguien me lo regala. Lo último que he leído es una recomendación de un colega de 24symbols que es experto en comics. El título es Ian, de los autores franceses Fabien Vehlman y Ralph Meyer, y la verdad es que ha resultado una lectura muy entretenida.

– ¿Un regalo en el Día del Libro?

JH: Cuatrocientos mil libros disponibles en una suscripción a 24symbols, por supuesto 😉

– ¿Teléfono, tablet o ordenador? ¿Cuál es la primera pantalla que ves por la mañana y la última que desconectas por la noche?

JH: Por la mañana suele ser el móvil, lo utilizo para salir a correr. Escucho música con Spotify y controlo mi ritmo de carrera y mi pulso cardíaco con fitbit. Por la noche suele ser un iPad mini, donde leo en 24symbols o en la app de Kindle para terminar el día, o escribo en Evernote cuando estoy inspirado… como esta entrevista 😀