10 redes sociales raras raras raras

hands-1167618_960_720

Hay vida más allá de Facebook, Twitter e Instagram. Vida rara, sí, pero vida al fin y al cabo. Las redes sociales son un territorio misterioso e inexpugnable cual selva de Lost con extraños oasis de osos polares, también como en Lost. ¿Cuáles son las redes sociales más raras del momento? No podemos asegurar que en los próximos cinco minutos, Darth Vader monte su propia red social, pero hasta entonces estas son 10 redes sociales raras raras raras. ¿Te apuntas a alguna?

Whisper, la red de los secretos. Gran Hermano ha llegado a nuestras vidas y no sólo a nuestras televisiones. Whisper es una red social que permite compartir tus secretos de forma anónima con millones de personas. Desconocemos la funcionalidad de esta suerte de gran ojo que todo lo ve pero la realidad es que la start up ha ingresado más de 50 millones de dólares en un año. Los secretos de whisper son controlados por 100 moderadores para evitar abusos.

Livr, sólo entras ebrio. Mediante un alcoholímetro conectado al smartphone, los usuarios muestran que están completamente ebrios (sí, según la RAE, ebrio sigue significando borracho). Ojo a la descripción de la red: “No hay fotos de bebés. No hay cachorros. Mamá no está aquí. Sólo una red global de personas de mentalidad parecida que busca pasar un buen rato. Unirse a la vida LIVR!”

Stache passions, un amor de bigotes. Stache Passions es una red social y sitio de citas online para amantes de los bigotes. Singles del mundo, hipsters, indies, aquí tenéis vuestro sitio.

Ravelry, el placer de tejer.  Si has entrado en el mundo lanas, telares y agujas de tejer, este es tu sitio. Una red social para compartir trucos, puntos, patrones, resultados…

Red Karaoke, porque canto más que tú.  Para los que dan el do de pecho con “Sobreviviré” de Mónica Naranjo (también vale cualquiera de Nino Bravo y Camilo Sexto), Red Karaoke, tiene más de 45 mil canciones de karaoke, y puedes grabarte y compartirlo con más de 2 millones de usuarios.

Prison inmates, prisioneros de una red social. Originalmente fue ideada para que los reclusos del sistema penitenciario de EE.UU pudieran mantener el contacto con el mundo exterior. Con el tiempo evolucionó en una red social que actualmente reparte unas 35.000 cartas en más de 50 prisiones de EE.UU.

human-1138001_960_720

A small world, pero small small. Para unirte a este club deberás recibir una invitación un comité internacional de administración y pagar una cuota anual de 85 euros. No dicen nada de sangre de unicornio pero sí de las enormes ventajas de pertenecer a la red social: beneficios exclusivos en marcas, asesoramiento en viajes, asistir a eventos también exclusivos…

Catmoji, el pinterest de los gatos. Catmoji ofrece a los amantes de los gatos la posibilidad de compartir y comentar imágenes y vídeos de gatos con otros amantes del universo gatuno. La red social consiguió en su primer mes de existencia más de 7.000 usuarios registrados y más de 21.000 fotografías y vídeos de gatos.

Doggy Talky, la versión perruna. Es la versión perruna de Catmoji. Se definen a sí mismos como la mayor red social de perros en el mundo y en este momento cuentan con más de 20.000 usuarios.

Cloak, la red social antisocial. En realidad, es una app que se describe a sí misma como “la red social antisocial”. Cloak se basa en el motor de localización de Foursquare e Instagram para indicar al usuario dónde están sus contactos y así poder evitarlos.

Si aún no tienes red social rara de cabecera, estás perdiendo un tiempo precioso para convertirte en el más trendy de tus amigos. ¿Conoces otras redes curiosas? ¡Cuéntanoslo!