La nevera que avisa al súper y otras apps del internet de las cosas

Internet de las cosas

Internet de las Cosas es uno de los términos que más se escuchan, últimamente, en el mundillo tecnológico. La idea de tener cada uno de nuestros objetos cotidianos interconectados a Internet resulta enormemente atractiva. Pero es igualmente interesante conocer qué hay detrás de este concepto: sus aplicaciones, ventajas y peligros. Para ello, nos tenemos que remontar hasta mediados de los años ochenta del pasado siglo, cuando se empezó a trabajar con ideas como la interactividad de los objetos domésticos y el hogar conectado mediante circuito cerrado.

Sin duda, este ha sido el punto de partida de lo que, hoy en día, conocemos como hogar inteligente, donde la mayoría de equipos (no solo los electrónicos, sino también los electrodomésticos, los equipos de seguridad e, incluso, los toldos y las persianas) está conectada a Internet.

Ello significa que cualquier aparato de nuestro hogar puede ser conectado, programado o desconectado remotamente, desde nuestros dispositivos móviles. De este modo, cualquier equipo (simplemente, con la implementación de un sencillo chip) pasa a estar conectado, ya que a este no vamos a pedir costosos cálculos, sino operaciones muy concretas y sencillas. Por ejemplo, podemos programar el horno para que se encienda a una hora concreta y a una determinada temperatura (y para que, al cabo de unos minutos, se apague). Asimismo, podemos establecer una primera clasificación de los objetos que hacen uso del Internet de las cosas:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Acciones activas

    Por una parte, destacaríamos los que realizan acciones activas, como los mencionados electrodomésticos; y, por otra, los que sirven para proporcionarnos información, casi siempre, a nivel de seguridad, como pueden ser las cámaras, los micrófonos o los sensores de cualquier tipo (de movimiento, gases, humos, etc.), sin olvidar los que pueden efectuar las dos acciones de forma simultánea.

    Internet de las cosas
    5 Puntos
    Votar 12345
  2. Conectivdad a Internet

    Lo que sí tienen en comun todos ellos es su conectividad a Internet mediante una IP específica a través de la cual puedes acceder remotamente a ellos para dar y recibir información. Lo que está claro es que se trata de una tecnología que ya se encuentra entre nosotros, ya que, a nivel doméstico, contamos con aplicaciones como Home Kit y Android @Home, de Apple y Google.

    Internet de las cosas
    0 Puntos
    Votar 12345
  3. Sector industrial

    Pero, sin duda, donde más implantado se encuentra el Internet de las Cosas es en el sector industrial, en el que las empresas ya disponen de maquinaria de producción conectada, la cual permite un mejor control y la centralización de los procesos.

    Internet de las cosas
    0 Puntos
    Votar 12345
  4. Equipos conectados

    Otros ejemplos de equipos conectados los podemos encontrar al salir a la calle. Los semáforos, las cámaras de control del tráfico, los puentes o las vías de tren están en permanente conexión, para adaptarse, en cualquier momento, a las circunstancias del tráfico. La salud, el transporte, la energía, las Smart Cities y el entorno medioambiental son también otros de los grandes beneficiarios del Internet de las Cosas.

    Internet de las cosas
    0 Puntos
    Votar 12345
  5. Seguridad

    ¿Pero qué ocurre con todo ello a nivel de seguridad? Los hackers malintencionados ya están trabajando para ganar dinero tomando el control de nuestros sistemas, en nuestro hogar o las empresas. Por ello, es fundamental que los equipos que cuenten con Internet de las Cosas dispongan igualmente del software de seguridad para protegerse del malware.

    Internet de las cosas
    0 Puntos
    Votar 12345
  6. Consumo energético

    Y otro aspecto clave es el consumo energético de los equipos conectados, ya que es superior al de los tradicionales, lo que repercute, a nivel global, en una pérdida de eficiencia energética y un mayor gasto económico (tendrá que ser revisado, para no incrementar el impacto medioambiental).

    Internet de las cosas
    0 Puntos
    Votar 12345

En definitiva, Internet de las Cosas, ha dejado ya de ser un término abstracto y desconocido, para convertirse en una realidad cotidiana a todos los niveles, con sus múltiples ventajas, pero también con algunos inconvenientes.