5 pasos para celebrar el Día del Hobbit

Bilbo y Frodo Bolsón en La Comunidad del Anillo

“No conozco a la mitad de vosotros ni la mitad de lo que desearía, y lo que deseo es menos de la mitad de lo que la mitad merecéis.” Bilbo Bolsón

Se acerca el Día del Hobbit, como cada 22 de septiembre, y si no quieres que este año la celebración te deje tan a medias como la misteriosa frase de Bilbo dejó a sus invitados en su ciento treinta y un cumpleaños (superó al Viejo Tuk como el hobbit más viejo de la historia), te aconsejamos seguir con detenimiento los 5 pasos fundamentales que todo hobbit fan debe tener en cuenta para celebrar y honrar las ilustres aventuras de Bilbo Bolsón y su sobrino Frodo Bolsón.

Pero antes un poco de historia, dentro de la Semana Tolkien, el 22 de septiembre se dedica, desde 1978, a celebrar el nacimiento de dos ilustres habitantes de La Comarca: Bilbo y Frodo Bolson.

Frodo fue al primer hobbit que conocimos cinematográficamente, Bilbo tuvo que esperar a la trilogía de El Hobbit para ocupar un hueco, creemos que merecido, en la gran pantalla (aunque Ian Holm fue el intérprete del anciano Bilbo Bolsón en la trilogía de El Señor de los Anillos, fue Martin Freeman el encargo de interpretarlo en la trilogía de El hobbit). Tío y sobrino ejemplifican el caracter curioso y amigable del prototípico hobbit, no así sus aventuras luchando contra el mal encerrado en un anillo, sus respectivas peripecias con Gollum y la persecución de orcos y dragones que no pueden calificarse como algo “normal” en La Comarca. Frodo y Bilbo no sólo comparten parentesco, casa y memorias sino también anillo, cota de malla de mithril y la espada Dardo. Y, sin duda, el afecto de miles de seguidores en todo el mundo.

Tolkien planeó El Señor de los Anillos como una secuela de su anterior novela El hobbit, pero terminó por convertirse en una historia de mucho más alcance y extensión que, escrita por etapas entre 1937 y 1949, se publicó por primera vez en el Reino Unido entre 1954 y 1955. Desde entonces ha sido reimpresa en numerosas ocasiones, traducida a diferentes idiomas y adaptada al cine.

“¿Cómo retomas el hilo de una vida vieja? ¿Cómo continúas, cuando en tu corazón empiezas a entender que no hay regreso posible?”

Para responder a la frase de Frodo Bolsón, sólo hay una respuesta… ¡Montando una fiesta hobbit!

  1. Elige sitio para la celebración

    “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa buena comida y comodidad.” Siguiendo la máxima del gran Tolkien en “el Hobbit”, el lugar de la celebración está claro, pero a ver quién encuentra una cueva hobbit… ¡En Nueva Zelanda, tienes hasta un motel hobbit!

    cueva-hobbit
    5 Puntos
    Votar 12345
  2. Los invitados

    ¿No sabes a quién invitar?  La solución siempre está en Tolkien: “Tres anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo. Siete para los Señores Enanos en casas de piedra. Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir. Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro. Un Anillo para gobernarlos a todos. Un anillo para encontrarlos, un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras”. Reparte invitaciones como quien reparte anillos. ¡Suerte encontrando Elfos!

    5 Puntos
    Votar 12345
  3. Pon hora

    “Espera mi llegada con la primera luz del quinto día al alba, mira al este”. Puedes ir de misterioso a lo Gandalf, pero es aconsejable poner una hora concreta, de la que se mira en el reloj, para asegurarse que al alba del quinto día no te quedas mirando al este con cara de orco a las puertas de Mordor.

    5 Puntos
    Votar 12345
  4. La comida

    Sólo hay algo más arriesgado que invitar a un par de hobbits a comer… ¡invitar a los enanos de Erebor! En cualquier banquete que se precie para celebrar el Día del Hobbit y en honor a nuestra primigenia comunidad del anillo, no deberá faltar nunca pan élfico (que los dioses bendigan al pan élfico que sirvió de sostén a Frodo Bolsón y Samsagaz Gamyi desde Tierra Media a Mordor).

     

    5 Puntos
    Votar 12345
  5. Cuidado con los fuegos artificiales

    ¡Último consejo! Será una noche memorable siempre que recuerdes mantener los fuegos artificiales del final lejos de manos inexpertas. Sí, hablamos de Merry y Pippin… ¡Feliz Día del Hobbit!

    5 Puntos
    Votar 12345